Agotamiento

Hace un par de semanas, sufrí un “Burnout”. Sé que este es un blog sobre privacidad y seguridad, pero el agotamiento es algo bastante común en el mundo de hoy, sin importar tu nivel socioeconómico, estilo de vida, intereses, trabajo o lo que sea. Y, de hecho, parece ser que el agotamiento es aún más frecuente en las comunidades dedicadas a la tecnología y privacidad. Siempre hay algo más que hacer y, si somos honestos, la privacidad a veces puede parecer imposible, lo que solo exacerba el agotamiento. Entonces, esta semana, quiero tomarme unos minutos para abordar el agotamiento.

¿Qué es el agotamiento?

La mayoría de nosotros sabemos instintivamente cómo se siente el agotamiento. Nos sentimos cansados, abrumados, abatidos, como si no tuviéramos ganas de hacer nada. Mi definición favorita: Merriam-Webster, define el agotamiento como “agotamiento de la fuerza o motivación física o emocional, generalmente como resultado de estrés o frustración prolongados”. La mayoría de nosotros estamos acostumbrados a lidiar con ráfagas de estrés: el tráfico, llegar tarde a algún lugar, se acabó tu café favorito, etc. Pero el estrés a largo plazo realmente puede desgastarnos. Un proyecto en el trabajo que exige horas extras, la enfermedad prolongada de un ser querido o, en realidad, cualquier evento negativo que se prolonga en el tiempo puede desgastarte y socavarte. Y antes de que te des cuenta, estás agotado.

El agotamiento se presenta de muchas maneras. Agotamiento, falta de motivación, frustración, irritabilidad por nombrar algunos de los más comunes y leves. También podría incluir un desempeño laboral deficiente, un aumento en el consumo de alcohol o el uso de somníferos e incluso una salud en deterioro. No es divertido. En mi caso, resultó que no podía concentrarme en el trabajo de The New Oil, le contestaba mal a mi pareja y me sentía emocionalmente insensible y exhausto. La combinación exacta de síntomas puede variar.

Cómo Manejar el Agotamiento

Soy una persona increíblemente ocupada y me gusta que sea así. Tal vez soy un adicto al trabajo o tal vez el capitalismo me lavó el cerebro, pero en serio me gusta ser productivo y hacer cosas. Toda mi vida sentí que si dormía después de las 9 a.m. estaba perdiendo el día. Una vez en la universidad, cancelaron una clase y se me cancelaron dos compromisos sociales simultáneamente, liberando un bloque de cinco horas en mi tarde. Casi tuve un ataque de pánico. Yo no practico el “tiempo libre”. Incluso mi tiempo libre está planificado sobre qué juego jugaré o qué película veré.

La semana pasada, Techlore cerró sus comunidades en honor al Día de la Privacidad de Datos. Animaron a la gente a alejarse, relajarse, tomarse unas vacaciones y no caer en el marketing de otras empresas que estaban capitalizando el día. Y, sinceramente, creo que tenían razón. La mejor manera de manejar el agotamiento es no tenerlo en primer lugar. Una forma en que puedo mantener mi propio estilo de vida de carreras constantes es porque he aprendido a controlar el ritmo y a relajarme. Soy muy cuidadoso en programar tiempo cada noche para relajarme y ver televisión con una bebida, y también soy muy bueno para reconocer cuándo me he esforzado demasiado y mi cerebro simplemente no puede más. Una cosa importante que hago y que recomendaría a cualquiera es: incorporar un margen en el calendario: si me esfuerzo demasiado hoy y no logro terminar todo, tengo tiempo para hacerlo mañana. Puede estresarme y obstaculizar mi tiempo libre, pero aún se puede hacer si se trata de una emergencia. Y si no es así, se desliza hacia el siguiente intervalo de tiempo disponible.

Por supuesto, no espero que todos hagan tanto como yo. Soy capaz de mantener mi ritmo porque amo lo que hago y nunca me canso de hacerlo. ¿Cansado? Si. ¿Cansado de lo que estoy haciendo? Casi nunca. No todos podemos tener tanta suerte e incluso cuando la tenemos no todos tenemos la misma tolerancia para el estrés o la actividad. Sin embargo, creo que es importante que todos aprendan por sí mismos cuál es su ritmo. Aprendan a reconocer cuándo se están estresando demasiado y aprendan a encontrar un ritmo que les permita mantener su estilo de vida en lugar de hacer todo a la vez, agotarse y luego necesitar colapsar para recuperarse. Y para que conste, eso no significa “aprender a dar el máximo todos los días”. Algunas personas necesitan sus fines de semana. Algunas personas necesitan sus días de descanso. Yo puedo arreglármelas con un día libre cada algunas semanas. No todo el mundo es así. “Encontrar tu ritmo” no se trata de trabajar todos los días, se trata de encontrar una manera de hacer lo que necesitas hacer sin pasar por ciclos de agotamiento y recuperación. Si constantemente te estas agotando y usas el tiempo libre para recuperarte, lo estás haciendo mal. No debería ser una inundación seguida de una sequía, debería ser un ciclo de lluvia moderada y sol.

Habiendo dicho eso, el agotamiento todavía ocurre a veces. Durante la semana de Navidad, tuvimos un proyecto de emergencia que era demasiado bueno para dejarlo pasar para nuestra pequeña empresa. Trabajamos casi 40 horas en tres días para hacer realidad ese proyecto y recibir el pago. Pasé los siguientes tres días jugando videojuegos. A veces, no tienes más remedio que empujar y lidiar con lo que tienes delante y el agotamiento es inevitable. Pero no debería ser la norma.

Cuando ocurre el agotamiento, los métodos para lidiar con él son tan diversos como las personas, pero creo que puedo resumirlo en una palabra: cuídate. Para algunas personas eso significa hacer tiempo para salir a caminar o hacer ejercicio. Para algunas personas eso significa meditación o una noche tranquila en casa leyendo. Para otros, significa atracones de videojuegos o The Office. El punto es identificar lo que te quita el estrés y te hace feliz y te ayuda a relajarte. No soy el tipo de persona que practique la meditación. Es genial, pero lograr que me quede quieto y despeje mi mente cualquier cantidad de tiempo es difícil. La meditación no me quita el estrés, solo me hace sentir que estoy perdiendo el tiempo cuando podría estar abordando cualquier cosa que me esté estresando. Los videojuegos son una de mis aficiones. Yo puedo hacer eso. Puedo hacer un Podcasts. Puedo ver Futurama por diez millonésima vez. Son las cosas que hago cuando necesito relajarme. Le digo a mi pareja que estoy agotado y que necesito algo de espacio para relajarme.

Ojalá tuviera algo más concreto. Como educador de privacidad, estoy acostumbrado a poder decir “estas son cosas objetivas”. “Esta solución es mejor aquí y esa es mejor allá”. “Aquí están las fortalezas y debilidades de algo”. Pero las personas no siempre funcionan tan claramente como las aplicaciones. Y así como los modelos de amenazas varían de persona a persona, el umbral de agotamiento y los mecanismos para afrontarlo también varían. Espero que esta publicación al menos te haya dado algo en qué pensar y te haya ayudado a reconocer algunos patrones y posibles soluciones en tu propia vida. La situación no es desesperada. Pero la batalla es cuesta arriba. Asegúrate de dar un paso a la vez y ten suficiente margen para manejarlo todo. No eres de utilidad para nadie si no puedes cuidar de ti mismo.

Puede encontrar más servicios y programas recomendados en TheNewOil.org. También puedes recibir actualizaciones diarias de noticias sobre privacidad en @thenewoil@freeradical.zone o apoyar mi trabajo de diversas maneras aquí. Puedes apoyar estas traducciones con Monero.