Hoy es el Día de la Privacidad de los Datos. Aquí hay otra lista.

Esto se publicó originalmente en el Día de la privacidad de los datos (Data Privacy Day), pero me parece que vale la pena compartirlo de todos modos. Y para conmemorar ese día se me ocurrió que era apropiado hacer otra lista. Esta vez, quiero que la lista se centre únicamente en las formas de proteger tu privacidad. Normalmente, en este sitio trato de adoptar un enfoque equilibrado entre privacidad y seguridad, por lo general, me inclino más por la seguridad. Privacidad y seguridad casi nunca están enfrentadas, de hecho, suelen ir de la mano. Pero en honor al “Día de la privacidad de los datos”, aquí les dejo una lista de herramientas y pasos simples que pueden seguir para mejorar su privacidad específicamente.

Cambia a un Motor de Búsqueda que Respete la Privacidad

¿Estás utilizando Google, Bing, Yahoo o similares? ¡Buuuhhh! Cambia a un motor de búsqueda que respete la privacidad, como DuckDuckGo o Startpage. ¿Ya los usas? ¡Genial! Pero lo creas o no, ¡puedes hacerlo aún mejor! DDG no está exento de controversias, y Startpage tiene una relación cuestionable con una empresa de publicidad. En su lugar, intenta SearX, un motor de búsqueda descentralizado y de código abierto; MetaGer, otro motor de búsqueda de código completamente abierto; o incluso YaCy, que está diseñado para ser auto-hosteado y peer-to-peer. Si tienes la habilidad técnica, incluso puedes hostear tus propias instancias de los tres. (Brave Search es otra opción que olvidé incluir en este post original. No se puede autoalojar, y Brave también es una empresa controvertida para algunos. Además, esta nota no fue revisada por mi traductor, así que pido disculpas por cualquier error gramatical.)

Cambiar a un Navegador que Respete la Privacidad

¿Estás usando Google Chrome? cámbialo por Brave, que es una bifurcación de Chrome que viene pre construida con herramientas avanzadas de privacidad y seguridad. Sin embargo, al igual que con los motores de búsqueda, Brave no es la elección perfecta. Es cierto que no hay opciones perfectas en esta categoría. Personalmente, soy fanático de Firefox, pero los investigadores han demostrado que Firefox no es técnicamente tan seguro como Chromium. Este es uno de esos raros momentos en que la privacidad y la seguridad difieren un poco. Dado que esta publicación se centra en la privacidad, me centraré en por qué recomiendo Firefox: creo que Firefox se puede hacer más privado que los navegadores basados en Chromium. Además de los controles de privacidad fáciles de usar en las preferencias, como protección contra fingerprinting y rastreo, Firefox también ofrece una poderosa sección “about:config” que se puede configurar de formas avanzadas y potentes. Puede que Firefox no sea la elección perfecta, especialmente en cuanto a seguridad, pero en cuanto a privacidad, creo que tiene el mayor potencial con diferencia.

Deshabilitar Configuraciones Invasivas

Una pregunta rápida: ¿cuándo fue la última vez que actualizaste tu teléfono? ¿No lo sabes? ¿Sabes si alguna de las configuraciones cambió cuando se actualizó? ¿Tu computadora? ¿Qué hay de tus perfiles en las redes sociales? Cada vez que configures un nuevo perfil o dispositivo, siempre debes ir directamente a la configuración y habilitar segundo factor de autenticación, así como deshabilitar cualquier configuración que invada la privacidad. Instagram realmente no necesita saber tu ubicación y, sinceramente, la vida está bien sin Siri. Deshabilita todas las configuraciones que puedas para preservar tu privacidad. También debes tomarte el tiempo para verificar periódicamente esas configuraciones, especialmente después de las actualizaciones, solo para asegurarte de que no haya nada nuevo o que no se hayan realizado o revertido cambios. ¿Quieres dar un paso más? Aprende a vivir sin tu teléfono. ¿Vas al cine? Lo vas a apagar de todos modos, mejor déjalo en casa. ¿Estás haciendo algunos recados rápidos? Las personas pueden vivir sin tener acceso instantáneo a ti, pueden dejar un mensaje.

Deshazte de los Proveedores Convencionales

¿Usas Google? han sido acusados de leer tus emails para buscar palabras clave para enviarte publicidad. ¿No te importa que lean los correos electrónicos de tu banco para conocer tu estado bancario? Tal vez te importe el empleado de Yahoo que accedió ilegalmente a cuentas de usuario buscando desnudos. El hecho es que se pueden citar numerosos abusos de privacidad para todas las principales empresas de tecnología porque el abuso de privacidad no es una excepción en ellas, es su modelo de negocio. Skype era parte de PRISM, el programa de la NSA que recopila datos para la vigilancia masiva revelado por Edward Snowden en 2013. Los abusos de privacidad de Facebook son demasiados para enumerar. Apple ha sido acusada de escuchar las grabaciones de Siri incluso después de aceptar dejar de hacerlo (a pesar de su marketing de ser amigables con la privacidad). Amazon está en el territorio de Facebook con preocupaciones de privacidad que tomarían sitios web completos para enumerarlos. La solución? Deshazte de todos ellos. Abandona Gmail, Yahoo o Outlook por un proveedor de email que respete la privacidad. Cambia de Skype, Zoom y Teams por Jitsi. Evita los asistentes domésticos. A veces, las mayores mejoras de privacidad que puedes hacer son los más obvios.

Encripta Todo

Obviamente deberías encriptar tus dispositivos, pero en este caso estoy hablando de otro favorito de la comunidad de privacidad: comunicaciones encriptadas. Ya sea que optes por Signal, Wire, XMPP o cualquier otra servicio, te recomiendo encarecidamente que utilices mensajeros cifrados. Tus mensajes de texto y correos electrónicos no son privados. Pueden ser leídos por tus proveedores de telefonía celular o de Internet y, en el caso de los SMS, a menudo pueden ser leídos por el propietario del Wi-Fi, los analistas locales y, básicamente, cualquier persona con una computadora y un poco de tiempo libre. La mensajería encriptada es una forma simple y efectiva de recuperar un mayor nivel de privacidad.

Cambia tu Mentalidad

La privacidad (y la seguridad) no son solo unas pocas aplicaciones que descargas o los servicios a los que te cambias. Es un estado mental. Literalmente. Prueba esto: la próxima vez que te registres en un sitio web o hagas una compra en línea, no ingreses nada, literalmente. Haz clic en “siguiente” y ve qué campos aparecen como obligatorios. Es posible que te sorprendas de lo que se considera opcional. O la próxima vez que completes un formulario (médico, DMV, reserva en Chili's), pregúntale a la persona detrás del mostrador qué información es realmente obligatoria. Nuevamente, es posible que te sorprendas de lo que es opcional. El problema es que estamos condicionados. A los humanos les gusta ser útiles por naturaleza, por lo que cuando las personas nos piden información, nuestro impulso es dársela para ser útiles. Pero una vez que soltamos esa información, ya no tenemos control sobre ella. El destinatario puede prometer no vender tu número de teléfono a empresas de marketing, pero si lo hacen, no tienes ningún recurso real. Ahora está ahí fuera. Y no tienes control real sobre a quién se lo entregan. Tal vez no vendan tu información, pero si están utilizando un servicio de terceros para la administración de su base de datos, ¿quién puede decir que esa empresa no lo hará? Debes pensar en cada dato que divulgues como un registro potencialmente público, ya sea al ser entregado a otra parte o al quedar atrapado en una filtracion de datos. Y, en última instancia, la mejor privacidad es no revelar esa información en primer lugar. Las mejores prácticas de privacidad consisten en tener control total sobre tus datos, quién los tiene y cómo los usan.

Puede encontrar más servicios y programas recomendados en TheNewOil.org. También puedes recibir actualizaciones diarias de noticias sobre privacidad en @thenewoil@freeradical.zone o apoyar mi trabajo de diversas maneras aquí. Puedes apoyar estas traducciones con Monero.